Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
16·11·2019 Nº 460
Es hora de repensar el cultivo de alfalfa
Ing. Agr. ESTEBAN ALESSANDRI
Gerente de R&D, Forratec
Forratec S.A.
Estado actual del cultivo y desafíos a futuro

Alfalfa (Medicago sativa L.) es la principal especie forrajera del país y la base de la producción de carne y leche en la región pampeana. La difusión de la misma se apoya en sus altos rendimientos de materia seca (MS).ha-1, su excelente calidad forrajera y su gran adaptabilidad a diversas condiciones ambientales (suelo, clima y manejo). Por otro lado, su capacidad para la fijación del Nitrógeno atmosférico a través de la simbiosis con Sinorhizobium meliloti la convierten también en un importante componente de la sustentabilidad de los sistemas productivos (2).

En Argentina se cultivó por primera vez en la región cuyana durante el siglo XVII y alcanzó la provincia de Buenos Aires recién a mediados del siglo XVIII. Desde fines del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX el cultivo se difundió por toda la región pampeana sin mayores problemas y de manera prácticamente exponencial, alcanzando en 1926 8,5 millones de hectáreas. Sin embargo, hacia fines de los ´60 y principios de los ´70, la aparición explosiva de algunas plagas y enfermedades hizo descender notoriamente el área sembrada (2).

La introducción de variedades estadounidenses y su posterior cruzamiento con los ecotipos locales dio origen al mejoramiento genético de alfalfa en Argentina. Éste fue llevado a cabo inicialmente por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y posteriormente por empresas privadas tanto locales como extranjeras.

En la figura 1 puede verse la evolución de la producción de forraje en EE.UU. desde 1919 a 2017. En la misma en la que se observan 3 etapas muy marcadas. La primera abarca desde 1919 a 1955 y muestra un incremento del rendimiento de 5 kgMS.ha-1.año-1; en la segunda, de 1955 a 1982, se observa un fuerte incremento de la productividad del orden de 97 kgMS.ha-1.año-1; finalmente, la etapa que va desde 1982 al 2017 muestra un incremento casi insignificante (28 kgMS.ha-1.año-1) de la producción forrajera (3). Puede discutirse a qué se debe el mencionado aumento de productividad, ya que sin duda se mezclan efectos genéticos y de manejo. En lo referente al mejoramiento genético, esa etapa coincide con la concentración de esfuerzos puestos en el mejoramiento genético de la especie. Mejoramiento que se concentró principalmente en mejorar adaptación frente a adversidades abióticas (clima, suelo, etc.) y bióticas (enfermedades y plagas). Esta mayor adaptación trajo como consecuencia un mayor rendimiento y una mayor duración de los cultivos.

En cuanto al manejo, la mejora en el riego y sobre todo las mejora en las decisiones y herramientas de cosecha (corte e hilerado, rastrillos y enfardadoras/enrolladoras) han tenido un efecto significativo en el aumento de la producción forrajera en el país norteamericano.
Forratec S.A. Forratec S.A.
Resulta sorprendente que la tasa de aumento de rendimiento forrajero haya decaído drásticamente desde el año 1982 dado que no se han reducido significativamente los esfuerzos en mejoramiento genético (aunque sí se han concentrado en menos compañías/instituciones). ¿Se puede decir que el sistema de producción estaría en su máximo potencial y que se agotó el espacio para mejorar del cultivo? O por el contrario, ¿esta situación nos está obligando a plantear un cambio en nuestra forma de hacer las cosas, ya sea desde el ámbito del mejoramiento genético como desde la producción?

Algo similar puede aseverarse para el caso argentino, a pesar de no existir estadísticas oficiales de producción anual (principalmente debido a nuestro sistema de producción que fue y es predominantemente pastoril). En base a datos de la red de ensayos de alfalfa del INTA que coordinan Arolfo y Odorizi (1), se puede observar que no hubo ganancia genética significativa entre variedades de alfalfa inscriptas en INASE desde el año 2002 (exceptuando la variedad Monarca -con 2 inclusiones en los ensayos- que es una variedad inscripta en INASE en 1990). Lo anterior está representado en la figura 2 que muestra el rendimiento de cada variedad en función de su año de registro en el Catálogo Nacional de Variedades de INASE. En la misma puede verse que en promedio no hay aumento de rendimiento debido a la genética, aunque hay variedades particulares que tienen mayor rendimiento al esperado.
[...]
SEGUIR LEYENDO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec Argentina S.A.
Monseñor Magliano 3061
B1642GLA - San Isidro - Buenos Aires - Argentina
Tel/Fax +54 11 5230 2800

Forratec Uruguay S.A.
Tel +598 9921 6561

® 2018 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados