Henos: características nutricionales y roles en las dietas -1º parte-


Ing. Agr. MIRIAM GALLARDO



Constituyen las fuentes “clave” de fibra efectiva (FDNef) para la producción ganadera, permiten equilibrar las dietas en base a pastos frescos, TMR/PMR húmedas en base a ensilajes o con elevados niveles de concentrados. Posibilitan lograr en estas dietas mejores texturas y palatabilidad, a la vez que proveer la fibra efectiva necesaria para un correcto funcionamiento ruminal. En el caso de alfalfa, si se cosecha el forraje con abundantes hojas y tallos finos y tiernos, será además un insumo de alto valor proteico, disminuyendo la necesidad de proteína extra.

Por el contrario, los henos de gramíneas templadas (avena, trigo, cebada) y de gramíneas subtropicales o megatérmicas (moha, grama rhodes, etc.) son fuentes de fibra por excelencia pero en general, de muy bajos niveles proteicos.


Ventajas


El heno en general, normaliza la función digestiva en dietas muy húmedas o con mucho grano, evitando la acidosis ruminal y las deposiciones diarreicas. Contribuyen además a aumentar la materia seca de las raciones y mejorar el consumo voluntario. En las dietas TMR, contribuyen a texturizar la mezcla dejándola “esponjosa”, atributo deseado para mejorar la palatabilidad y el consumo voluntario. Son ingredientes indispensables en sistemas de alimentación con ingredientes líquidos, como suero o permeado de suero.

Para la ganadería intensiva de carne de regiones cálidas o con limitantes ambientales, las gramíneas denominadas subtropicales o megatérmicas, como la grama rhodes (Chloris gayana), gatton panic (Panicum maximum), buffel grass (Cenchrus ciliaris), pasto elefante (Pennisetum purpureum), Buffel Grass (Cenchrus ciliaris), etc., constituyen recursos muy interesantes para henificar, ya que permiten contar un gran volumen de forraje (5-8 ton. MS/ha) para sostener alta carga animal en las épocas con déficit de pastos.

Desventajas


La calidad de los henos es extremadamente variable, entre y dentro de las distintas especies forrajeras. El suministro en porta-rollos es difícil de controlar y es frecuente que muchos animales no tengan acceso al heno por cuestiones de espacio (muchas cabezas por rollo) o de competencia entre animales (generalmente las vaquillonas son desplazadas por las vacas multíparas). Además, los desperdicios que genera esta forma de suministro suelen ser muy altos (> 20% de la MS total ofrecida).

El heno, por la naturaleza propia de confección es un forraje muy propenso a contaminar con tierra. La tierra acarrea sílice, compuesto que luego se impregna en las partículas de los alimentos, disminuyendo notoriamente su digestibilidad.

Como único o principal ingrediente de las raciones de vacas en pre-parto los henos pueden desequilibrar el balance aniónico-catiónico, por su elevada concentración en potasio (> 1.8 % de la MS). En dietas TMR o PMR es necesario integrarlos con procesamiento previo (picado).

En sistemas de producción de carne, si el heno de gramíneas megatérmicas va a conformar el principal recurso forrajero, hay que considerar que son alimentos de regular a baja digestibilidad (< 50%), elevados niveles de fibra (> 70% FDN) y el contenido en proteínas puede ser menor al requerimiento del ganado (< 7% PB). Con suministros a voluntad, pueden predisponer al efecto “llenado ruminal”, como consecuencia de la baja tasa de digestión y de pasaje de la fibra.

[Continúa el sábado próximo]
 


Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados