En el éxito de un ensilaje de maíz, la genética y el manejo juegan el mismo partido

ALEJANDRO FITTE
Contratista

El ensilaje de maíz o sorgo de planta entera pasó de ser una reserva de forraje ante eventuales déficit del suministro alimenticio, a ser una herramienta fundamental en el planteo nutricional de rodeos ganaderos, tanto destinados a producción de leche como de carne y es en mayor medida el responsable del aumento de productividad por hectárea destinada a la ganadería que se viene observando en los últimos años.
El proceso de fabricación de forraje es muy variable, dinámico, complejo y en muchos casos, con soluciones muy personales y artesanales ya que el resultado y éxito de esta empresa, está ligado de manera directa a las condiciones humanas y naturales como el clima y el suelo. Esto se hace más fácil si uno trabaja en equipo.



Factores de éxito para lograr un silaje de calidad

El silaje de alta calidad exige decisiones correctas y mucha atención en los detalles. Hay factores primarios de manejo a cargo del productor: elección del lote, elección de la semilla, sistema y densidad de siembra, fertilización del lote a picar, estructura de almacenaje, sellado del silo, extracción y suministro, y hay otros factores que son entre el productor, su asesor y el que preste el servicio de picado, que son momento, tamaño, altura de corte, inoculación y compactación del material picado. 

La mayor o menor calidad del silo es consecuencia directa de la sumatoria de estos factores:

• Elección del lote: Se debe tratar de disponer del lote más apto para lograr el máximo desarrollo de la variedad elegida.

• Control de malezas: El efectivo control de las malezas inciden de manera directa en el volumen y calidad del material a ensilar.




• Elección de la semilla:
La calidad comienza con la compra de un buen material que se adapte a la zona. Preferentemente que tengan un buen Stay Green para no sufrir en condiciones de seca y un buen Stay Wet para lograr una ventana de picado óptimo más amplio.

• Distribución y densidad en la siembra: Es importante la realización de la siembra con maquinarias de precisión que permitan lograr cultivos altamente productivos, correcta marcha de la sembradora, velocidad justa, adecuada distribución de semillas en la línea y permanente monitoreo de la fertilización.

• Momento óptimo del picado: Podemos tener diferentes escenarios de trabajo según sea la humedad del material: - Grano lechoso, planta muy verde, baja materia seca, posibles problemas de fermentación, escurrimiento de efluentes nutritivos, fácil compactación.

- Grano pastoso/lleno, es el momento de mayor volumen de forraje con la mayor calidad en la composición del silo por la excelente relación espiga-planta, puede tener 1 ó 2 hojas inferiores secas.

- Grano duro, tiene poco volumen verde y baja calidad por el alto deterioro de los tallos y las hojas, trae problemas con el picado y la compactación, el animal no aprovecha muy bien el grano por estar muy duro. En esta situación es importante elevar la altura del corte y recomendar el uso del Corn Cracker para partir muy bien el grano y aprovechar todos sus nutrientes.


• Altura de corte: Mediante la regulación de la altura de corte de picado podemos mejorar la calidad del silaje a través del aumento proporcional en tallo, hojas y espiga obteniendo un porcentaje más alto en digestibilidad. Otro beneficio de elevar la altura es que no se estará llevando al silo fibra indigestible y otros elementos biológicos potencialmente dañinos como tierra, hongos y bacterias.

• Tamaño del picado: Es fundamental revisar el filo de las cuchillas y la contra-cuchilla. Se debe lograr un tamaño de partículas suficientemente pequeñas para el correcto compactado y un tamaño de partículas lo suficientemente grandes como para proveer al animal de fibra efectiva según sus requerimientos. El equilibrio de esta fibra ideal daría: 10 % de partículas mayores a 2 cm, un 50 % de partículas entre 1 y 2 cm y un 40 % de partículas menores a 1 cm.

• Inoculación del material picado: El proceso de ensilado no mejora, sino que, en el mejor de los casos, mantiene la calidad del cultivo original, por lo que el secreto parecería estar en atenuar las pérdidas, las cuales son mucho más importantes de lo que uno percibe al mirar y oler un silo. El uso de inoculantes ayuda a reducir las pérdidas de materia seca entre un 1 y un 3 %, acelera la fermentación, disminuye la temperatura y colabora en disminuir la pérdida de efluentes dando como resultado más nutrientes y mayor digestibilidad. Los inoculantes no mejoran un servicio de silaje mal realizado.




• Compactación del material picado:
Este es el punto donde mayor atención hay que prestar. Se debe compactar intensamente en capas muy finas a fin de evitar grandes masas de material de donde difícilmente se pueda extraer el aire adecuadamente. Se debe coordinar la capacidad de picado con la de compactación para evitar la llegada al silo de grandes volúmenes que difícilmente se puedan compactar bien. Es importante tratar que los tractores no lleven tierra en sus ruedas al silo.

• Almacenaje del silo: Para obtener alta calidad en gran volumen hace falta un silo tipo Bunker con piso y paredes de material, y para poco volumen funciona muy bien el Silo-bolsa. El silo tipo Torta es algo muy simple de hacer, pero hay que tratar de hacerlo con el piso lo más alto, compacto y nivelado posible para evitar complicaciones en la extracción en la época invernal.



• Sellado del silo:
Si queremos mantener inalterable las cualidades del material picado por mucho tiempo, debemos continuar cuidando que el oxígeno no ingrese. Para lograrlo debemos, utilizar lonas plásticas bicapas de 200 micrones con tratamientos para los rayos ultravioletas. Este plástico debe estar en contacto bien directo con el material (si flamea hay oxígeno) bajo una gran cantidad de cubiertas, bidones, caños plásticos, etc. para que no se vuele y así evitar el ingreso del oxígeno.

Conclusión

Si se planifica correctamente, si el material adecuado desarrolla todo su potencial, si se pica el material en el momento justo y se compacta de la manera adecuada y si se logra almacenar y sellar de manera que no le entre oxígeno, podemos decir que tenemos un silaje de excelente calidad.






Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados