Densidad de siembra y logro de plántulas en alfalfa -parte 1-

Federico Sciarretta
Forratec Argentina S.A.

La densidad de plantas logradas en alfalfa es altamente determinante de su producción ya que esta especie carece de estrategias de propagación vegetativa que le permitan reponer individuos que mueren en el tiempo por diversos factores. Por esa razón la elección de la densidad de siembra es sumamente importante y requiere contemplar numerosos factores. Entre los principales a considerar se encuentran: el clima, las características físico-químicas del suelo, la preparación de la cama de siembra y la calidad de semilla (Sevilla et al., 2002). En ambientes de buena calidad, 350 pl/m2 logradas a 100 días desde la siembra pueden considerarse como un valor de logro adecuado para expresar altas producciones de materia seca. Independientemente de la cantidad de semilla que se siembre, habrá raleo de plantas en el tiempo. Esta reducción dependerá, de la intensidad con que actúen en distintos ambientes los factores anteriormente enunciados. Stands inicialmente muy densos tienden a perder plantas en mayor proporción que los logrados con densidades bajas, estabilizándose ambos en el segundo año en un número similar de plantas. Sin embargo un aumento en la densidad de siembra supone un mayor número de individuos potencialmente cosechables durante el primer ciclo productivo (primer año) y un mejor control del espacio disponible, que de otra forma sería ocupado por especies indeseables. Maguire (1981) probó que aumentando las densidades de siembra (6, 8, 12 y 17 kg/hectárea) y disminuyendo el espacio entre surcos (30, 15 y 8 centímetros entre líneas) lograba un mayor número de plantas en el stand inicial en correlación con un incremento en el rendimiento.

En el campo experimental de Forratec Argentina S.A., ubicado en el partido de Chacabuco, Provincia de Buenos Aires, el área de Investigación y Desarrollo llevó a cabo un ensayo en el cual se evaluaron 2 variedades y 3 híbridos de alfalfa a dos densidades de siembra contrastantes (alta, aproximadamente 20 kg/ha y baja 10 kg/ha). El diseño estadístico consistió en bloques completos aleatorizados con cuatro repeticiones por tratamiento, resultando en un total de 40 parcelas de 5 m2 cada una. Para poder realizar operativamente este ensayo se contó con una sembradora de 6 surcos distanciados a 15 centímetros y una “picadora experimental” autopropulsada de 1 metro de ancho de corte. Como datos de campo se midieron: las plántulas establecidas, el número de tallos/m2 y la producción forrajera en kgMS/ha/año. Una síntesis de estos resultados se detalla a continuación:

Al analizar el establecimiento del cultivo alfalfa, se observan diferencias estadísticas significativas según sea la densidad de siembra elegida. El recuento a los 100 días de la fecha siembra muestra que, cuando se sembraron 20 kg/ha, el número de plántulas que entraron en producción en el primer año fue un 51% mayor en comparación con una densidad de solo 10 Kg/ha; es decir una diferencia media de 90 plántulas por metro cuadrado. Magna 860 fue con la que se obtuvo una mejor implantación; logrando a altas densidades un stand promedio de 296 plántulas/metro cuadrado. En su contrapartida HybriForce 800 a baja densidad fue la peor lograda con apenas 142 plántulas/m2.