Silajes: características nutricionales y roles en las dietas -2º parte-


Ing. Agr. MIRIAM GALLARDO

Niveles en las raciones

Durante otoño-invierno, para vacas de media y alta producción (22-27 l/v/d), por sus bajos niveles proteicos no se debería suministrar más de 8-9 kg de MS/vaca/día, complementando el resto de la dieta con otros forrajes y/o concentrados para equilibrar éste y otros nutrientes, acorde a la meta de producción del sistema. En primavera y verano se recomienda no superar los 4 a 6 kg de MS/cabeza/día. Para vacas en transición, en una ración equilibrada se puede incorporar silaje de maíz hasta un equivalente al 0.8-0.9 % del peso vivo del animal, completando el resto (1,25 % del PV) de la ración con otros alimentos.
En sistemas intensivos de producción de carne (feedlot), estos ensilajes pueden conformar la base forrajera de las dietas para novillos de “frame” grande (Holando, Cruzas Índicas) en terminación. En animales de 500 a 570 kg de peso vivo, la proporción de silaje puede alcanzar niveles de 30 a 35 % de MS total, dependiendo de la concentración energética de los mismos. Con dietas correctamente balanceadas, se pueden lograr ganancias de peso de 1000 a 1200 g/animal/día.

Para categorías más jóvenes se recomienda iniciar su suministro recién a partir de los 150-180 kg de peso vivo y nunca utilizarlos como única fuente de alimentación, por el déficit de proteínas que pueden originar.

En el caso de bovinos de alto desempeño hay que tener en cuenta que si se utilizan silajes de sorgos forrajeros o maíces y sorgos de poca energía, generados por cultivos de poco grano, se deberá corregir la dieta mediante la incorporación extra de grano, para balancear el nivel de almidón.

Por el contrario, si el ensilaje aporta mucho grano (> 35% de su materia seca (MS) total como grano neto) y se lo suministra diariamente a una tasa de 6 a 8 kg de MS (20 a 25 kg de materia fresca), la cantidad de grano aportado por ese silo sería de un mínimo de 2 kg MS/vaca/día, la que, sumada al complemento energético de rutina, llevaría a una dieta de 8 a 10 kg de grano y evidentes excesos de almidón.
Se debe recordar, además, que en el ensilaje, el almidón del grano es húmedo y pre-fermentado y por lo tanto, de rápida degradabilidad ruminal, comparativa a los granos secos. Esta característica implica una intensa formación de ácido láctico en rumen y con ello, la disminución del pH ruminal.

El exceso de grano, al perturbar los patrones de fermentación, favorece un ambiente poco propicio para las bacterias celulolíticas, encargadas de digerir la fibra y como consecuencia se desmejora significativamente la digestibilidad de la materia seca total de la dieta. Este tipo de alimentación conduce a alteraciones metabólicas severas, como la acidosis ruminal, los abcesos hepáticos y con el devenir de los días, a patologías podales del tipo de las dermatitis digitales sépticas, principalmente en vacas recién paridas y de alta producción.

Por otra parte, cuando las cantidades de grano se elevan, paralelamente se desequilibran otros nutrientes básicos, como las sustancias nitrogenadas (proteicas y no proteicas) y la fibra, principalmente de tipo “efectiva” (fibra de acción mecánica, “buffer” ruminal). Además, con el advenimiento de la acidosis metabólica se alteran las tasas de absorción de los nutrientes a nivel del intestino delgado, como sucede con muchos minerales esenciales: calcio, fósforo, cobre, zinc, etc. Con respecto a la fibra de estos ensilajes, si bien desde el punto de vista químico los valores del laboratorio pueden ser aceptables (45-60 % FDN), se trata de una fibra “húmeda” y “ácida” y por lo tanto, su capacidad “buffer” es inferior. Por tal razón, las dietas base ensilajes deberían siempre complementarse debidamente con algún heno de buena calidad, para el aporte de fibra seca y de buen tamaño de partícula, para que otorgue la textura deseada a la mezcla.

Formas de suministro

En los establecimientos del país se utilizan los más variados sistemas de suministro: gomas de tractor; comederos de lona o plástico; porta-rollos; en el piso contra los alambrados o entre alambres eléctricos; auto-consumo directamente desde la estructura o de la bolsa o en raciones TMR.

Cualquiera sea la forma que se practique, hay que considerar dos reglas básicas para un uso eficiente: 1) sitios de alimentación y comederos siempre secos y limpios, 2) acceso al silaje con suficiente espacio por cabeza (equivalente a no menos de 70 cm lineales/cabeza) para evitar competencias y consumos muy desparejos.

Para un rodeo de buena producción, el sistema de auto-consumo, es poco eficiente ya que algunos animales se sobre-alimentan mientras otros (la mayoría) no logran ingerir lo necesario. En caso de suministros en porta-rollos y gomas de tractores son válidos los mismos comentarios que se hicieron para el heno.

Para evitar que el material se contamine y deteriore rápidamente, se sugiere que los suministros se practiquen unas pocas horas antes del acceso de los animales y que el comedero o lugar de consumo se encuentre, en lo posible, libre de fecas, tierra y material de anteriores suministros. Uno de los principales focos de contaminación (hongos, clostridios, etc.) y de baja eficiencia de uso de los silajes lo constituyen estos aspectos, puesto que representan la fuente principal de los mayores desperdicios del silo.

Planificar, diseñar y construir buenos sitios de alimentación, sobre todo en los sistemas más intensivos (alta carga-alta producción individual), es una actividad de particular importancia, ya que buena parte de la respuesta (al menos durante otoño-invierno) depende de esos sitios.

La utilización del mixer para la formulación de dietas con base ensilajes es el medio idóneo para equilibrar y controlar los suministros. Este implemento se utiliza normalmente para mezclar de manera homogénea y en cantidades perfectamente controladas distintos ingredientes, seleccionados especialmente para obtener una dieta equilibrada, que permita abastecer los nutrientes requeridos por los animales con mayor precisión. Así, en los sistemas confinados o semi-confinados los animales reciben casi todos los nutrientes que necesitan diariamente, con menores pérdidas en el proceso de alimentación.




Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados