El futuro de la ganadería
-parte 1-

Ing. Agr. Luis Villa




ALGUNOS TEMAS MACRO O DE NEGOCIO

• Crecimiento y desarrollo - La carrera de Chile y Uruguay
El ministro chileno de Hacienda, Felipe Llaraín, dice que su país llegará al desarrollo antes de febrero de 2018, cuando festejen los 200 años de la independencia.

El español nacionalizado uruguayo Enrique Iglesias ha sido el máximo responsable del BID durante mucho tiempo. Él cree que Uruguay se va a convertir en el primer país latinoamericano que llegue al desarrollo, y que eso va a ocurrir alrededor del año 2020.

Ambos usan una definición más acotada, o unos requisitos menos exigentes, para definir al desarrollo (abundancia de bienes y servicios, adecuada distribución de los mismos, economía diversificada en cuanto a sectores y a destinos comerciales, educación y salud universales y de calidad, viviendas para todos).

• El valor de la tierra como un condicionante
En nuestro país la tierra muestra valores atrasados en comparación con lo que ha ocurrido en el mundo en los últimos 2 ó 3 años (medida en dólares nominales).

Es importante mencionar el caso de Nueva Zelanda (US$ 25.000/ha), cuyo modelo excesivamente pastoril, sólo concentrado en bajar el costo por unidad producida y crecer en superficie, ha entrado en conflicto no sólo con el resto del agro sino con la sociedad (han alcanzado los 6,5 M de vacas lecheras).

El caso más impactante es el de Iowa, con varias operaciones en 2012 superando los US$ 50.000/ha (si bien hay hipotecas a 30 años, por el 50 % del valor, aunque a tasa variable).

En Brasil hay aumentos muy importantes, tanto en el sudeste como en el Cerrado.

• Los modelos productivos en el mundo (respecto de ganadería)
Se observa una incipiente convergencia. Nueva Zelanda aumentando algo su consumo de grano (en leche), EE.UU. moderándolo en carne (35 % de los kilos producidos allí no son con base pastoril) y recurriendo a prácticas impensadas para ellos, como el destete precoz. Nosotros (10-15 % de los kilos de carne producidos no provienen del pasto) estamos en un buen equilibrio.

• Escaso valor agregado en nuestra producción

Aproximadamente un 40 % de los granos se exportan sin procesamiento (40 M tn de un total de 100 M, y más de la mitad de ese tonelaje de 40 M es maíz).

Globalmente pasa algo similar en Sudamérica (que consume igual o menos que África). Sudamérica produce el 10,9 % del total mundial de maíz y consume el 8,75 %. Vale decir, un 20 % del maíz producido se exporta como tal, si bien en 20 años duplicamos el consumo que pasó de casi 36 M tn a 72, de 1990 a 2010 (con un aporte nuestro muy pobre de sólo unas 15 M de tn entre maíz comercial, maíz de consumo y maíz hecho silaje).


• Pobre integración regional
Ha crecido el volumen de intercambio comercial entre los países del Mercosur, incluyendo a Venezuela. Pero se ha frenado en años recientes, y muestra rubros muy preocupantes, vinculados a lo agropecuario.

Un ejemplo es la importación venezolana de leche en polvo a Nueva Zelanda, cercana a US$ 500 M por año.

• Sudamérica como región productora

Sudamérica consume el 35 % de la soja mundial, pero produce el 50 %. Brasil y la Argentina se han vuelto imprescindibles para el mundo, como se deduce del cuadro que sigue.

• Documentos de política agropecuaria de nuestro país
Existen documentos publicados sobre el programa PEA2, las Bases para el ordenamiento territorial y las políticas de Valor agregado en origen, cuyos contenidos y metas son poco conocidos por el sector.

• Otros asuntos
El silaje de maíz para producir biogás en alta escala (no va a ser relevante). Tal vez sí para digestores chicos. Debemos elevar nuestra cantidad de digestores, hoy cercana a cero (en China hay más de 7 millones).

El escaso peso del riego en nuestro país es cada vez más preocupante, en comparación con otros países. En % regamos menos que hace 10-15 años y salvo 2 ó 3 casos (Federación rusa, otros) los que riegan más que nosotros han crecido en superficie y en %, alejándose más.

[Continúa el sábado próximo]