Silajes de cereales de invierno: avena, cebada, trigo -2º parte-



Ing. Agr. MIRIAM GALLARDO

Calidad y valor nutritivo

El rol nutricional de estos ensilajes en los sistemas ganaderos es el aporte de FIBRA, tanto de fibra digestible (precursora de energía metabolizable) como de fibra “efectiva”.

Como fuente de proteínas son recursos de intermedio a bajo nivel (7-13% PB). Sin embargo, se debe considerar que las condiciones ambientales durante el desarrollo del cultivo así como las prácticas de fertilización pueden influenciar significativamente los valores proteicos. Por estas razones, es importante analizar el material antes del suministro para determinar correctamente su aporte en proteínas. Tabla 1
Para lograr máxima eficiencia de conversión, el contenido de MS de estos forrajes y el tamaño de picado constituyen las variables clave que deben controlarse y manejarse con la mayor precisión. Los materiales con 35 a 40 % de MS (60-65% humedad) y una longitud teórica de corte (picado de precisión), de 1.3 a 1.8 cm cumplen acabadamente los objetivos nutricionales de FDNef.

En dietas total mezcladas (TMR), por ejemplo, estos recursos son componentes recomendables para combinar con ensilajes de maíz o de sorgos de altos niveles de grano, o dietas con una proporción elevada de concentrados (>5% de la MS total), aportando en algunos casos proteína adicional (10 a 13% PB). Al igual que los ensilajes de praderas, estos forrajes constituyen una buena alternativa para suplementar a los animales durante el verano o para reemplazar totalmente a la pastura cuando hay limitaciones para un pastoreo normal.

Niveles en las raciones y suministros

Para vacas de alta producción (+ 35 l/vaca/día) las evaluaciones realizadas en distintos países indican que en dietas TMR los mejores resultados se obtienen, en general, incluyendo estos forrajes en proporciones del 20 al 25% de la MS total, en combinación con otros forrajes y subproductos fibrosos y adecuadas fuentes energéticas y proteicas (grano de maíz, harina de soja, etc.). Si la calidad no es la adecuada las proporciones deberían disminuir significativamente, para no diluir el valor nutricional de los otros componentes.
Asimismo, son excelentes alimentos para vaquillonas, vacas secas y vacas en transición a la lactancia, no solo por la calidad de su fibra sino también por los niveles aceptables de proteínas, compatibles con los requeridos por estos animales. Además, desde el punto de vista mineral, permiten mantener un discreto balance anión-catión en las dietas del pre-parto inmediato de vacas de alta producción, minimizando el riesgo de alteraciones metabólicas ligadas al metabolismo del calcio y del magnesio. Para estas categorías, la inclusión en la dieta puede ser mayor, llegando en algunos casos (con material de buena digestibilidad y bajo nivel de potasio: < 2.5%), a constituir la principal fuente de forraje (> 75% de la MS).

Para planteos de producción de carne, novillos en crecimiento y engorde, los resultados disponibles indican que, como principal forraje de la dieta (75-80% de la MS) estos ensilajes pueden generar tasas de aumento de peso vivo entre 0.5 a 0.8 kg/animal/día, dependiendo de la calidad y del tipo y cantidad de concentrado que se utilice. No obstante, en general, a calidad semejante, con avena las respuestas reportadas siempre fueron inferiores.

En planteos de leche o carne, con dietas muy concentradas y/ó fermentadas y húmedas y cuando por algunas circunstancias no se dispone de heno, la fuente de FDNef por excelencia, podría ser conveniente utilizar estos ensilajes pero con un contenido de MS algo superior (56-58% humedad) y con una longitud media de partículas de alrededor de 2.5 cm. En estas condiciones sería recomendable incorporar a la TMR una proporción que no supere 6-8% de la MS total de la dieta (10% como máximo en vacas lecheras de alto nivel de producción).

Sin embargo, para no malograr la dieta se debe tener precaución con estos cultivos más secos durante las operaciones de picado (cortes prolijos, partículas parejas) y en la compactación, para garantizar la anaerobiosis y evitar la proliferación de hongos.








Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados