El silo de maíz en producción de carne y leche

Méd. Vet. DIEGO BERTINO

Teknal del Centro S.A.



Los planteos ganaderos de carne y leche en la Argentina han debido valerse de diferentes herramientas en los últimos años para mantener rentabilidades compatibles con una evolución lógica.
La incorporación de forrajes conservados ha permitido aumentar la carga animal por hectárea, lo que se ha traducido en mayor producción de carne y leche, así como mejorar los parámetros de producción individual (más aumento de peso diario o litros de leche por día).

Las figuras 1 y 2 muestran como, en los tambos CREA de la zona Santa Fe centro, ha evolucionado la producción de leche por hectárea, por mayor carga animal o por reducción de la superficie afectada a la actividad.

La importancia del silo

El silo de maíz o sorgo es la resultante de cosechar un cultivo, cuya composición nutricional dependerá de algunos factores:

• Materia seca al momento del picado.
• Cantidad de granos (espigas, panojas) al momento del picado.
• Estado de madurez del material fibroso (canas y hojas).
• Procesado del grano durante el proceso de confección.


Cada uno de estos puntos tiene importancia sobre la calidad final del producto, en diferente magnitud, pero ninguna puede ser dejada sin consideración.
El silo ha sido una de las herramientas que ha permitido llevar adelante este proceso de aumento en la carga y producción por has., convirtiéndose en algunos sistemas en la base de la dieta del planteo productivo.
Uso en planteos lecheros

En los planteos lecheros el SM puede formar parte de la dieta del rodeo en producción, así como de las vacas secas. Muchos establecimientos han optado por intensificar los planteos de recría de vaquillonas, donde los silos forman una parte muy importante del planteo de alimentación, siendo la base de la dieta.
En las dietas de vacas en producción, el SM puede ser usado como un complemento de la dieta base (5 al 15% de la MS consumida). En estos planteos, la calidad del silo es muy importante, pero lo será más la calidad de la pastura base de la dieta así como los suplementos que se ofrezcan en estas condiciones.
Si por faltante de pasto o por estrategia productiva el SM participara de manera más importante en la comida, deberíamos tener algunas consideraciones sobre su uso:

• En vacas lecheras, una dieta con mucho silo puede ser insuficiente en fibra larga. Esto deberá ser corregido con el uso de heno en alguna de sus maneras.
- 22-23% FDNf,
- 6-8% de fibra larga

• Silos con mucho grano (>30% de almidón), pueden ser excesivos y provocar excesos de energía que de no ser debidamente corregidos, pueden poner a los animales en riesgo de acidosis. - Uso de subproductos para diluir la energía de la dieta.

• Proteína, dietas altas en silo necesitan una corrección proteica.
- No usar fuentes de proteína provenientes del maíz, sino idealmente suplementos que provengan de leguminosas (soja, girasol, canola, etc.)
- Puede ser necesario agregar urea.
• Dietas con mucho silo pueden ser muy húmedas (>55%)
- El uso de henos mezclados en la dieta puede ayudar a secar un poco el TMR.

• El silo es bajo en minerales.
- Pensar en suplementar Ca, K, Mg, S.

• Dietas altas en silo pueden necesitar del uso de antiácidos.
- Bicarbonato de Sodio. 1% de la MS - Bic. de Na y OxMg, 3 a 1.

• Es necesario un manejo adecuado del comedero. - Selección de partículas especialmente en silos secos, etc.

• Para obtener altos consumos de materia seca, se recomienda la elección de híbridos para silo que aseguren alta digestibilidad de la fibra, como se observa en la figura 3.


En los planteos de recría intensivos, sobre pastura o a corral, el silo también puede convertirse en la base de la alimentación. Aquí, los requerimientos de estas categorías pueden ser fácilmente cubiertos con un silo de calidad media a buena. Es importante no excedernos en el aporte de energía a la dieta, ya que las vaquillonas indefectiblemente terminarán con un estado corporal superior al deseado. En la tabla 1 puede verse un trabajo de F. Santini (INTA Balcarce), donde con una mezcla de silo de maíz (promedio) y harina de girasol, se obtienen ganancias de peso cercanas a 1 kilo diario, cuando la proporción de cada ingrediente es la adecuada para balancear el requerimiento proteico de la dieta (12% en base seca), sin suplementar ninguna fuente de energía adicional.

Con silos de muy alta calidad (alto % de almidón), es probable que necesitemos controlar el consumo de MS para evitar engrasamientos excesivos en los animales. Las opciones en estos casos serían:

• Optar por silos de menos calidad si hubiera en el establecimiento.
• Diluir los silos con algo de heno de baja calidad.
• Controlar el CMS de los animales, realizando una restricción programada en la entrega de comida, para moderar la ganancia de peso.


Hacer un adecuado balance de la proteína de la dieta es esencial para permitir un crecimiento adecuado de los animales. Recordar que los requerimientos proteicos, en cantidad y calidad, son mayores en la medida que los animales son más jóvenes. Optar por los mejores suplementos para las vaquillonas post destete o primeras etapas de recría, pudiendo incorporar suplementos menos costosos en las categorías más pesadas hasta el preparto.

[Continúa el sábado próximo]