Mitos y fracasos en la planificación, confección y utilización de las reservas forrajeras -5º parte-



Ing. Agr. PABLO A. CATTANI
Méd. Vet. HORACIO M. GENESIO

Cattani+Genesio
Ganadería Avanzada




El ABC para la “cosecha de Nutrientes”

A continuación, se plantearán en forma resumida los puntos principales para hacer foco en el logro de forrajes con alta concentración de nutrientes.

Henificación
Elección o clausura de lotes.

Sabiendo que el punto que más incide en el costo de la producción del heno es el volumen de forraje producido por ha, hay poco que agregar al respecto teniendo en claro que la mejor estrategia, es poder destinar los lotes de mayor producción de MS a la conservación y dejar los lotes más degradados para el pastoreo directo con categorías donde estratégicamente este tipo de recurso permita poder cumplir con el objetivo productivo buscado.

Por otra parte hay algunos puntos adicionales que refuerzan este criterio.

• Se retarda la invasión de malezas dado que la maquinaria no es selectiva al momento del corte.
• Se alarga el tiempo de permanencia de la pastura.
• El mayor volumen de forrajes mejora la eficiencia de trabajo de los acondicionadores mecánicos y disminuye las pérdidas ocasionadas por los recolectores de las enfardadoras.
• Se mejora la calidad total del forraje cosechado bajando sus costos.

Cuando analizamos el costo integral promedio de un rollo de pasturas, vemos que la misma tiene un costo mayor que la maquinaria, reforzando la decisión de arrancar con un lote que presente un excelente stand de plantas para poder bajar todo el costo del forraje conservado en forma de heno. Para esto será necesario poder manejar correctamente el ambiente productivo que ese lote representa y de esa manera adecuar el paquete tecnológico a utilizar en este caso de manera precisa, como por ej. niveles de fertilización, densidad de plantas, etc.

Momento de corte

El momento de corte tiene relación directa con la calidad del forraje obtenido, teniendo en claro que las cosechas en estadios fenológicos avanzados, aumentará el porcentaje de fibra con la disminución de los niveles proteicos. A igual costo de producción se obtendrán menos nutrientes por kg de MS digestible.

En las gramíneas, si el objetivo es lograr altos índices proteicos, se deberá trabajar en estadios de hoja bandera.
Si se trabaja con cereales de invierno (avena principalmente) se puede lograr un incremento energético importante si se demora el corte hasta la formación de grano pastoso.

Cuando trabajamos con leguminosas, principalmente alfalfa, el momento más adecuado para el corte es cuando la planta está “tirando el nuevo rebrote”, tratando que éste no supere los 3 cm de altura para no dañarlo con la cortadora.

De esta manera se logra mayor cantidad de cortes al año, mayor producción de MS por ha a lo largo del año y un contenido proteico muy superior.

Respecto a la calidad del corte se debe tener en cuenta que con un corte neto se facilitará y acelerará el rebrote, logrando mayor cantidad de nutrientes proteicos en forma de heno a lo largo del año.

Altura de corte
La misma dependerá de la especie de que se trate, pero considerando que en nuestro país la alfalfa suma un gran volumen de forraje en forma de heno, es importante destacar que hoy bien vale la pena trabajar en el correcto nivelado de lotes para permitir el corte a 5 cm.

Si bien mucho se ha escrito al respecto, los nuevos estudios realizados, demuestran que la disminución de la altura de corte, redunda en mayor producción de materia seca por ha, de acuerdo a estudios realizados por el Minner Institute de Estados Unidos.
[Continúa el sábado próximo]