Mitos y fracasos en la planificación, confección y utilización de las reservas forrajeras -8º parte-


Ing. Agr. PABLO A. CATTANI
Méd. Vet. HORACIO M. GENESIO


Cattani+Genesio
Ganadería Avanzada



Variedades

Al momento de la elección de variedad, no sólo deben buscarse materiales con alta digestibilidad de fibra, sino que además, se deberán buscar materiales con granos más bien dentados y no Flint para facilitar y favorecer el partido de los granos y su máximo aprovechamiento.

Altura de corte

Sabiendo que las porciones “menos nutritivas” son el agua y la fibra, lo ideal sería poder evitar la cosecha de las mismas a los fines de maximizar el rendimiento del forraje cosechado.

Es por ello que cuando se trabaja en el silaje de maíz, conviene cortar por lo general encima de los primeros 30-35 cm maximizando la cantidad de forraje de calidad cosechado por ha.

Por otra parte es importante tener en cuenta que la parte basal de la planta por lo general se encuentra contaminada con tierra la cual se traduce en los análisis de laboratorio con el incremento de la fracción de cenizas.

Es importante destacar que cuando los niveles de cenizas alcanzan y superan valores del 8% se comienza a ver disminuido el aprovechamiento de la energía aportada por los granos a nivel ruminal, con los consiguientes problemas que ésto trae aparejado.

Tamaño y uniformidad de corte

Si bien mucho se ha hablado siempre sobre el tamaño de corte, es importante tener en cuenta que la uniformidad de picado comienza a cumplir un rol fundamental cuando se quieren superar niveles del 35% de MS en los silajes ya que de no contar con un tamaño constante es probable que se vea muy afectada la compactación e “impermeabilidad” de los silos.

Si bien se sigue respetando la posibilidad y hasta necesidad de contar con un 10% del material con un tamaño de picado mayor a los 2,5 cm para contar con fibra efectiva, nunca se deberá superar los 10 cm para evitar la elección en los comederos y tener pérdida directa de MS por elección, más aún cuando esta materia seca está “empapada” de ácido láctico de altísimo valor nutritivo.

Compactación

En los últimos años, en nuestro país se estuvo incorporando una gran cantidad de tecnología de picado, aunque no con la misma intensidad se trabajó en las herramientas de compactado.


Si bien se cuenta con embolsadoras de primer nivel en el orden mundial, en los silos aéreos aún falta mayor presencia de tractores o que éstos incrementen sus pesos y capacidad de compactación con ruedas duales.

Además se debe trabajar en gran medida para priorizar la presencia de los tractores arriba del silo y no debajo de éste, lo cual es lograble adaptando la manera y método de compactación para transmitir la mayor cantidad de kilos posibles al forraje con el objetivo de sacar en forma inmediata el oxígeno de la masa de forraje que se pretende conservar.
Dimensionamiento

Las fórmulas para un correcto dimensionamiento de los silos, y la necesidad de sacar de la masa ensilada un espesor de 30-40cm diarios para poder dar a los rodeos forraje con el mayor valor nutritivo posible, es conocida y sólo falta aplicarla a los fines que todos los silos estén correctamente dimensionados y que se minimice la exposición al oxígeno del aire.

A los fines de graficar la importancia de este punto sólo cabe agregar que cuando se ensila una ha de maíz y se cosechan alrededor del 12500 kg de MS, la pérdida por respiración de forraje que disminuya 0,1 mcal por kg de MS, se puede igualar a la pérdida de 65 kg de carne por ha.

Es por ello que el trabajo con el silaje no termina sino que comienza una vez que el contratista se fue del campo, para que todo el esfuerzo realizado, pueda traducirse en respuesta animal.