Mitos y fracasos en la planificación, confección y utilización de las reservas forrajeras -Última parte-

Ing. Agr. PABLO A. CATTANI
Méd. Vet. HORACIO M. GENESIO

Cattani+Genesio
Ganadería Avanzada



Conclusión

La calidad de las reservas forrajeras y la cosecha de forrajes es una tarea que se hace en nuestro país desde hace tiempo con diferentes niveles de profesionalismo y éxito (generalmente asociado al empeño puesto en la obtención de calidad).

Cada vez los sistemas ganaderos tanto de carne como de leche se intensifican con grados crecientes en cuanto a la incorporación de reservas forrajeras en la alimentación animal. La planificación, confección, conservación y uso de las reservas adquiere un impacto trascendente e importante en los costos y resultados productivos en las empresas ganaderas.

El aumento de los kilos de materia seca producida y cosechada por unidad de superficie pasa a ser un punto relevante en la viabilidad del negocio ganadero.

La calidad de las reservas tiene claramente un efecto importante en cuanto a los niveles de inclusión y participación en las dietas y por lo tanto contribuyen de manera muy fuerte en los resultados productivos y económicos de los sistemas.
Una mejora en la eficiencia de conversión de los alimentos utilizados en la nutrición y alimentación de los animales debería ser el objetivo constante que nos permita la sustentabilidad en el tiempo del negocio ganadero, tanto de producción de carne como de leche.

Los kilos de comida consumidos y la mejor performance en cuanto a la transformación de esos nutrientes en carne o leche, cuanto mejor sea ese parámetro e indique altos grados de eficiencia en la transformación, permitirá poder cumplir con el objetivo de la especie bovina de transformar alimentos de baja calidad biológica en alimentos de alta calidad biológica para los humanos.

Para poder lograr un salto cualitativo relevante en los forrajes conservados, es que se deberá poner como premisa fundamental, la “recolección de la mayor cantidad de nutrientes posibles por ha” con el objetivo de acelerar los procesos productivos en nuestro país, más aún cuando las condiciones de mercado son las propicias para la implementación de nuevos procesos y tecnologías.

En el escenario de los próximos años el mundo va a presentar una creciente demanda de alimentos como ya se comentó anteriormente y cada vez de mayor calidad nutricional.

Los precios de los cereales y oleaginosos como también los subproductos van a seguir aumentando y por lo tanto incrementarán los costos de producción, a la vez que los rumiantes son ineficientes en la transformación de alimentos como los cereales y oleaginosos y tienen probadas desventajas en cuanto a la eficiencia de conversión con otras especies como las aves y cerdos. Esta situación hará que tengan que competir con notable inferioridad por la utilización de estos alimentos. Poder explotar su condición de rumiantes es el desafío de manera de poder utilizar fibra y nutrientes que otras especies no utilizan de la mejor manera y revalorizar su función en cuanto a producir alimentos con alimentación basada en este tipo de recursos.

Es fundamental trabajar mucho tratando de lograr un importante aporte a la oferta de alimentos de alto valor biológico en los en los próximos años de manera de contribuir a complementar y paliar las necesidades de alimentos en un mundo donde anualmente mueren 24000 personas de hambre y el 70% son niños menores de 5 años, donde la producción de biocombustibles utiliza una parte importante de la oferta de cereales y oleaginosas y para la alimentación de las mascotas también se destina una parte muy importante de estos insumos.

De alguna manera debemos tratar de modificar nuestra actitud y aptitud para poder cumplir con los objetivos ya que si siempre hacemos lo mismo vamos a conseguir el mismo resultado y es la mejor manera de que nada cambie.