¿Cuándo es beneficioso fertilizar alfalfa con nitrógeno? ¡Casi nunca! -2º parte-



Rachel Freeman Long, Daniel H. Putnam

Agricultural and Natural Resources
University of California


6. Deficiencia de molibdeno
El molibdeno (Mo) es esencial para la nodulación y la asimilación del N fijado biológicamente en la planta. Por lo tanto, deficiencias de Mo en alfalfa pueden llevar a una deficiencia de N, y plantas deficientes en Mo responden a fertilizaciones con N. Aplicar Mo para corregir la deficiencia.

7. Suelos ácidos
Aunque no es un problema en la mayoría de los suelos (sic), el cultivo de alfalfa requiere un pH de 6,5 o mayor para una óptima fijación de N. Si tiene un lote con pH menor a este valor, considere aplicar un corrector de pH.

8. Mezclas de alfalfa con gramíneas
Fertilizantes nitrogenados son usualmente recomendados en pasturas mezcla de alfalfa con gramíneas para alcanzar el rendimiento potencial de la gramínea. Sin embargo, aunque ésto maximiza los rendimientos, también favorece a la gramínea en la mezcla, y se corre el riesgo que ésta “ahogue” las plantas de alfalfa.

9. Sistemas radicales perjudicados
Factores como excesiva enfermedad radical, raíces dañadas por suelos agrietados, daños invernales, encharcamientos (figura 2), alta frecuencia de corte, falta de fertilización adecuada, riego deficitario, u otros factores puede perjudicar seriamente las raíces, particularmente los pelos radicales, que son la fuente de absorción de nutrientes.
En estos casos, aplicaciones de pequeñas cantidades de fertilizantes nitrogenados pueden mejorar el crecimiento en el corto plazo, para que las raíces puedan empezar a regenerarse. Sin embargo, ésto debe hacerse en combinación con otras prácticas, como son extender los períodos entre cortes, buen drenaje, o mejorar las prácticas de riego y fertilización. El cultivo de alfalfa tiene excelente capacidad para recuperarse de estreses severos, pero una vez que las raíces se recuperen definitivamente, la fertilización nitrogenada debe cesar. Examinar las raíces para asegurarse que la nodulación se ha restablecido.

En resumen

Hay algunos productores que rutinariamente aplican grandes cantidades de fertilizantes nitrogenados en alfalfa. Ésto ha sido especialmente cierto en suelos desérticos. En nuestra visión, ésto es un error. La ciencia no lo avala. Es caro, requiere combustibles fósiles y no es necesario. Si la nodulación (infección con bacterias benéficas que fijan N) no es exitosa, hay que tratar de solucionarlo. Puede ser resuelto aplicando bacterias viables de la especie y cepa correctas al suelo (y repetir la aplicación si fuera necesario), corrigiendo factores del suelo como pH, salinidad, o deficiencia de molibdeno, o mejorando las prácticas de riego para no perjudicar a las raíces. Algunos productores en el desierto aplican rutinariamente fertilizantes nitrogenados, pero si analizaran económicamente esta práctica, sería raramente beneficial. En raras circunstancias, aplicaciones de cantidades modestas de N para “potenciar” el crecimiento de alfalfa puede ayudar si las raíces están perjudicadas, si las plantas son jóvenes, si los suelos están fríos o existen otros estreses, pero ésto debe ser usado como una solución a corto plazo, y no como una práctica de rutina.



Figura 1. Bacterias del género Rhizobium que residen en los nódulos de la raíz de alfalfa que provee nitrógeno a toda la planta, y significa que los fertilizantes nitrogenados son raramente necesarios. Sin embargo, hay algunas raras circunstancias en las que el fertilizante nitrogenado puede “potenciar” el cultivo temporalmente.




Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados