Uso potencial de los valles irrigados
-2º parte-

Ing. Agr. Carla Roveglia


Caracterización productiva, uso agrícola- ganadero y producción

Existe un gran potencial ganadero en todos los ambientes Norpatagónicos, en pre-cordillera, sierras y mesetas en menor medida, puesto que están prácticamente desarrollados en su totalidad.

En el caso de los sectores desmontados, principalmente en la zona más cercana al mar, las mayores precipitaciones (600 mm) hacen posible el complemento de la ganadería del monte, con siembra de verdeos y pasturas en secano.

Para el caso del monte, el aumento del potencial puede lograrse con mecanismos de bajo costo como ser el estacionamiento de los toros, el apotreramiento, la distribución del agua y el manejo rotativo del pastizal natural.

Respecto a los valles irrigados, actualmente se encuentran subutilizados para la producción ganadera, por lo que se podrían sembrar cultivos de pasturas y verdeos.

Los lotes nuevos que van a sistematización, primero se desmontan. Las imperfecciones se corrigen con un cuadrante y por último se realiza una nivelación laser, la cual se hace con un equipo en el que se introduce el dato de la pendiente. El técnico define el porcentaje de acuerdo al tipo de suelo, caudal de agua disponible y largo de tirada de riego. En la zona las pendientes varían entre 0,02% y 0,2%. En todos los casos se trata de optimizar el recurso.
El sistema de riego debe elegirse en función a las características del lote, agua disponible, electricidad, tipo de suelo, otros.

Las opciones disponibles dependen del objetivo final del cultivo, puede hacerse: riego por superficie en surco o melga, goteo, aspersión, roller, pivot, etc.

Rendimientos locales de diferentes cultivos. Figura 4

Para el caso de la alfalfa (foto 1) puede producirse fardos, rollos o megafardos. (foto 2) Para el caso del maíz se puede consumir directamente en planta (foto 3 y 4), hacer producción de grano (foto 5) o silo de planta entera. (foto 6)

En sectores donde el cultivo de maíz no expresa su potencial productivo, se opta por la siembra de sorgo. Este es un cultivo más económico el cual puede destinarse como alimentación para la recría. Según biografía del INTA Valle Inferior, no hay grandes experiencias acerca del tema, pero el mismo se encuentra en expansión.

Las opciones de producción varían de acuerdo al objetivo planteado, existen sistemas solo pastoriles, en los cuales las ganancias son menos redituables/ha. Para el pastoreo directo se siembran pasturas consociadas, a diferencia, de los alfalfares puros que son destinados a la confección de reservas. Los pastoreos son a base de alfalfa o tréboles, y se utilizan como complemento verdeos de invierno y de verano.

Actualmente el sistema que más se está adoptando es el de doble cultivo al año. Éste consiste en la siembra de maíz silero y la siembra en directa de verdeos de invierno. Estos últimos aportarían la proteína que no tiene el silo. (foto 7)
El avance de la agricultura ha desplazado a la ganadería hacia zonas más marginales, por esta razón surge la producción bajo riego como complemento del monte semiárido.

De acuerdo al anuario estadístico 2010 de Funbapa, en ese año egresaron 43.658 cabezas de invernada, terneros y terneras de las cuales ingresan para faena en pie 37.327 cabezas. Esto nos está demostrando, que la invernada sale de Norpatagonia para ser engordada en las zonas agrícolas y vuelve para abastecer el consumo. Ingresa el 85,5% de los animales que salen para invernada.
Con el stock actual en Norpatagonia de 336.580 vientres, y un destete aproximado del 55%, restando un 15% de reposición, quedarían en condiciones de ser engordados para consumo 157.351 animales.

Teniendo en cuenta que para cubrir la demanda del consumo son necesarios 232.938 animales, con prácticas de bajo costo en el manejo del rodeo, mejorando los índices reproductivos y de destete, sería muy fácil alcanzar la demanda.

Para engordar la cantidad de hacienda, citada en el párrafo anterior, son necesarias 20.378 has, distribuidas en los siguientes cultivos:

• 8.916 has de silo de maíz
• 6.114 has de grano de maíz
• 5.348 has de pastura de alfalfa

En la actualidad ya están implantadas con cultivos forrajeros 27.814 has, con lo cual se cubriría, con rotaciones, los cultivos necesarios para engordar los animales para abastecer el consumo de la Norpatagonia.

Esto está calculado con una dieta base de silo de maíz, grano de maíz y la alfalfa para cubrir el requerimiento de proteína.

Puntos a tener en cuenta para el crecimiento productivo

Actores: productores altamente capacitados y que ya están en producción, y profesionales que conocen las prácticas y manejos productivos de sistemas de engorde.
Maquinaria y logística: en estos momentos poco desarrollados, al ser tecnologías nuevas para zona.
Condiciones agroclimáticas favorables: es sabido que son excelentes para la producción de cualquier cultivo, excepto los tropicales.
Suelo: valles extensos y con buena calidad de suelos.
Agua: en cantidad y calidad.
Políticas orientadas a la producción, para que se difundan las tecnologías disponibles: es necesario el apoyo y la difusión para la adopción rápida de tecnologías nuevas e innovadoras para la zona.

Conclusiones

• Las condiciones agroclimáticas son de excelencia para la producción de múltiples cultivos.

• Los actores están presentes para llevar adelante los proyectos productivos.

• Es necesario el aporte y el trabajo mancomunado de las diferentes instituciones y la actividad privada para que en forma conjunta encaminen el desarrollo de la Norpatagonia.