Potencial forrajero, producción y aprovechamiento. Impacto en el resultado económico del tambo -2º parte-




Ing. Agr. BERNARDO MICHELINI



Por otro lado se define un margen de alimentación por hectárea (Figura 4) para cada rotación teniendo en común la misma producción por vaca y el mismo precio de leche. Los costos por hectárea están asociados al costo de cada cultivo y a las necesidades de suplementación. Con esta información se obtiene el “margen de alimentación” por hectárea, es decir los ingresos por la producción de leche, menos los gastos en implantar los cultivos y en la suplementación necesaria de cada rotación. Como conclusión se puede ver que a medida que las rotaciones incorporan más cultivos anuales y más silaje, la productividad aumenta, pero también aumentan de manera significativa los costos y cae la relación ingreso-gasto. Se pone en consideración de los presentes que el hecho de tener que usar el suelo de manera más intensiva con verdeos y cultivos para silaje presenta una serie de dificultades que tienen que ver con los tiempos justos de la agronomía (tiempo del contratista, control de siembra, monitoreo, etc.)
La variante de la rotación presentada muestra que el planteo forrajero con alta participación de pasturas y con un aprovechamiento eficiente de las mismas puede lograr productividades altas y con menor costo, lo que implica mejores resultados económicos con una favorable relación ingreso-gasto.

Por lo tanto es posible alcanzar un nivel productivo y económico rentable a través de distintas rotaciones. Estas se definen en función del potencial de los ambientes, de la facilidad o factibilidad de logro y de la actitud del productor para enfrentar el riesgo que conlleva cada una de ellas.





Forratec ® | 2013 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados