Influencia de napas en paisajes arenosos y estrategias para su manejo



Ing. Agr. Mauro Alfonso

Forratec Argentina S.A.


Contexto hidrológico

En una gran porción de la región pampeana la muy escasa pendiente regional y la presencia de cordones medanosos limitan la evacuación de los excesos hídricos ocasionales. Esto favorece la existencia de napas freáticas muy cercanas a la superficie. Estas napas pueden estar totalmente desacopladas de la vegetación, pueden ser una valiosa fuente de agua, o bien transformarse en un agente de estrés por anegamiento y/o salinidad.

Un aspecto clave de los aportes de napa, es que a largo plazo no representan un verdadero complemento de las precipitaciones, sino, una posibilidad de diferimiento temporal, y en menor medida espacial. La principal virtud del aporte freático, es la de expandir la capacidad de almacenamiento hídrico agregando al componente no saturado del suelo, el de la zona saturada.

Aportes de napas y sus condicionantes

La principal variable que define la influencia de las napas sobre los cultivos es su profundidad. Es importante reconocer que el aporte de la napa a cultivos, está mediada por el transporte capilar que permite desplazar agua hasta más de un metro por encima del nivel freático.

Si se divide verticalmente el perfil del suelo, (I) zona más profunda y (IV) zona menos profunda, puede comprenderse y anticiparse mejor sus impactos sobre el rendimiento.

En la zona (I) no hay efectos de las napas sobre los cultivos ya que la zona capilar no alcanza a contactar a las raíces.


En la zona (II) (profundidades máximas de raíces + 2, 3 metros), se ingresa en otra banda donde ascensos progresivos de la napa implican capacidades de aporte capilar.

En la zona (III) (profundidades máximas de raíces + 1 metro), se ingresa a una nueva banda en donde la capacidad de transporte capilar supera la demanda del cultivo.

En la zona (IV) (profundidades donde la napa entra en contacto con las raíces), se ingresa a una banda donde se inicia el anegamiento y el cultivo, primero en forma “subclínica” y luego con síntomas más obvios, empieza a perder rendimiento.

El siguiente aspecto clave es la textura del suelo. Esta variable, es el principal determinante del espesor de la zona capilar y de su capacidad de transporte. Bajo condiciones más arenosas, el aporte freático cobra máxima importancia. Al permitir diferir agua (agua útil “freática”) la napa freática expande el volumen de agua almacenado por encima de la capacidad de retención (agua útil “edáfica”).

Los suelos arenosos son los que más se benefician, en términos de almacenamiento, con valores de agua útil edáfica y freática de < 100 y > 300 mm por metro de perfil, respectivamente.

El otro aspecto clave que afecta los aportes de la napa freática a los cultivos es la salinidad de las aguas. Profundidades ideales aún en suelos arenosos, no permitirán ningún aporte si la salinidad del agua en la zona capilar está por encima del umbral tolerable para sostener una buena absorción. Hay que reconocer dos aspectos importantes en cuanto a la tolerancia. Los cultivos que aprovechan napa también aprovechan agua de lluvia que pueden diluir este efecto. Como contraparte, los aportes de napa ocurren en la zona capilar, con la clara posibilidad de que la solución esté más concentrada por el consumo.


Bibliografía


Del IX Congreso Nacional de Maíz, Rosario 2010. Jobbagy EG, Nosetto MD, Mercau JL.