Comenzar a armar el rompecabezas hacia la siembra de sorgos -2º parte-



Ing. Agr. Abel Mateo

Forratec Argentina S.A.



En el artículo anterior se han abordado temas orientados a la planificación e implantación del cultivo de sorgo.

De ahora en más se trataran aquellos puntos relacionados con el mantenimiento del cultivo y algunas cuestiones que hacen referencia a la práctica de cosecha, con el objetivo de poder reducir la brecha existente entre el valor de rendimiento potencial y el rendimiento real cosechado en cultivos de sorgos realizados a nivel productor.



Control de plagas

La competencia por malezas interfiere en la captación de luz, agua y nutrientes. La interrupción en el suministro de algunos de estos factores o la combinación de ellos, reduce el potencial de producción de grano en los cultivos.

Un buen manejo del barbecho químico más el uso de herbicidas pre-emergentes nos brindan una ventana relativamente amplia de protección al cultivo. Siempre que el o los principios activos, las dosis y las condiciones climáticas sean las adecuadas.

El cultivo de sorgo presenta algunas limitantes en cuanto al control de malezas, sobre todo gramíneas de tipo anuales, una de las herramientas más utilizada y con mejores resultados, es el tratamiento de semilla realizado con Fluxofenim (concep III). Este es un producto que inicia la síntesis de proteína y estimula la formación de la Glutathione s-transferase (GST). Después de la germinación, las izoenzimas de las GST le permiten a la planta detoxificar el S-metolaclor. Siendo este último un herbicida que tiene un buen comportamiento frente al control de gramíneas anuales. Para ampliar el espectro de control generalmente se combina con atrazina y glifosato en caso de escape de malezas en el barbecho.

Una vez emergido el cultivo y hasta la etapa 4 (última hoja visible), que es el periodo que comprende la ventana de aplicación de herbicidas, se pueden aplicar como repaso los siguientes principios activos. 2-4 D, Picloram, Clopiralyd, Dicamba entre otros. Si bien la Atrazina es utilizada como pre-emergente puede utilizarse a dosis no muy elevadas nuevamente en post-emergencia.

Con respecto al uso de insecticidas y fungicidas para insectos y hongos de suelo respectivamente, se recomienda siempre tratar la semilla. Según pruebas realizadas indican que la combinación entre Thiamethoxam y Fludioxonil - Metalaxil M es muy efectiva. Mostrando no solamente un buen comportamiento frente a diversas situaciones de infestación de insectos y enfermedades, sino que también frente a distintas situaciones hídricas en el suelo.

Tanto el uso de herbicidas, insecticidas como de fungicidas en post-emergencia deben hacerse ante todo realizando el monitoreo previo y siempre consultando la guía de productos fitosanitarios de CASAFE para poder corroborar las dosis, el momento oportuno de aplicación, la forma de aplicación y principalmente el tipo de plaga que controla.

Nutrición

Lo más importante es conocer la cantidad de nutrientes presente en los lotes, es por eso que es de suma importancia realizar análisis de suelo, de muestras tomadas a 60 cm de profundidad. En base a este análisis podremos establecer la oferta de nutrientes.

El uso de fertilizantes fosforados de arranque es de suma importancia para promover emergencias uniformes y por otra parte realizar el aporte correspondiente ante la demanda establecida.

Con respecto al Nitrógeno, de acuerdo a la época del año en la que se desarrolla el cultivo de sorgo, el aporte realizado por parte de la mineralización debe ser considerado, ya que las temperaturas favorecen el desarrollo de este proceso, siempre que el porcentaje de Materia Orgánica no sea demasiado bajo.

Luego se debe proceder a calcular el requerimiento del cultivo para cada uno de los elementos que se detallan en la tabla 1, en donde siempre se debe tener en cuenta el rendimiento objetivo esperado. Una vez establecidos los valores de oferta y demanda, debe diagramarse el plan estratégico de fertilización.


Siempre se recomienda fraccionar las fertilizaciones, en donde los estadios más apropiados para la aplicación son; alrededor de un 30 % a la siembra, debido al elevado riesgo de pérdidas por lixiviación y el 70 % restante en la etapa 2 (5 hojas).

[Continúa el sábado próximo]


Fe de erratas

El sábado pasado, debido a un error involuntario, se publicó: “La fecha de siembra siempre se decidirá en función de la temperatura del suelo, la misma deberá ser de 18° C tomada a los 103 cm de profundidad del suelo durante 3 días consecutivos.”

Quisimos decir 10 cm.