Aspectos agronómicos de la producción de Maíz BMR. Experiencia a campo

Ing. Agr. Esteban Alessandri
Forratec Argentina S.A.
Investigación y desarrollo


La tecnología BMR está asociada a un menor contenido de lignina en la planta. Experiencias pasadas han prendido una luz de alerta en los productores debido a malas experiencias en el cultivo de sorgo, en lo relacionado a aspectos agronómicos como el vuelco y rendimiento. Hoy esta tecnología está disponible en maíz y experiencias en lotes de productores demuestran que, usada correctamente, la tecnología no presenta limitantes desde el punto de vista productivo.

La tecnología BMR (del inglés Brown Mid Rib, o Nervadura Central Marrón) se desarrolló a partir de una mutación natural del cultivo, que genera la coloración marrón de la nervadura central de las vainas en maíz y sorgo. Existen diferentes genes tanto en sorgo como en maíz que producen esta característica, aunque no todos hacen caer el contenido de lignina de igual forma en la planta. En el caso del maíz, Dow Agrosciencies utiliza para el mejoramiento el gen bm3 que es el que mayor disminución del contenido de lignina produce. Foto 1.


Foto 1. Comparación de una hoja de maíz bm3 (izquierda) con una de un maíz convencional (derecha).
Experiencias pasadas, ocurridas en el cultivo de sorgo, han llevado a pensar que, si bien esta tecnología representaba una ventaja en cuanto a la nutrición animal, era muy riesgosa su producción en términos agronómicos. Las limitantes agronómicas que el cultivo presentaba eran un menor rendimiento, menor tolerancia sanitaria y una alta probabilidad de vuelco. Estas limitantes se explican en el hecho que la lignina está fuertemente ligada a la conducción de agua dentro de la planta y a la resistencia a factores adversos, tanto bióticos como abióticos; así como también a funciones de estructura.

Experiencias en lotes de productores, como el caso del ensayo en el Establecimiento La Victoria de Daniel Perusia, en la localidad de Porteña, Córdoba mostraron que, puesto en el mismo lote y con idéntico manejo que sus pares convencionales, el híbrido bm3 tuvo un rendimiento similar a sus pares convencionales (figura 2), pero con una calidad sensiblemente superior (tabla 1). El ensayo fue sembrado el 25 de enero de 2012 y tuvo un período de crecimiento con muy buena humedad, y sin ocurrencia de heladas tempranas, lo que le permitió completar su ciclo para silaje.


De los datos productivos se concluye que, al menos en esta localidad, y debido a las condiciones favorables ocurridas durante el período productivo, los rendimientos no mostraron diferencias significativas entre híbridos. Sí se vio una marcada ventaja en los parámetros de calidad. Esto nos lleva a concluir que en condiciones normales de producción, el cultivo bm3 está agronómicamente adaptado a la realidad productiva de las principales regiones argentinas. La mejora en la calidad es un punto a tener en cuenta cuando se incorpora en una dieta, ya que puede ser un beneficio o una limitante. Por esta razón, es altamente recomendable usar esta tecnología de la mano del nutricionista de confianza, ya que es él quien va a saber cómo usar este alimento para obtener el máximo beneficio.